La física cuántica: el puente entre la física y la metafísica

La ciencia tradicional es miope.  Está aferrada a lo material y no va más allá de lo establecido. La ciencia materialista newtoniana solo es capaz de establecer correlaciones y no la causalidad de las cosas en nuestro universo.

No tiene las herramientas adecuadas para evaluar los campos cuánticos. Puesto que todo en el universo pasa a un nivel cuántico, la ciencia tal como la conocemos sólo es capaz de penetrar conceptos procedentes de cómo funcionan las relaciones a un nivel rudimentario, pero no por qué existen esas relaciones.

la ciencia de lo material
La ciencia atada a lo convencional y material

La ciencia y sus conclusiones son unidimensionales y es ahí donde radica su mayor limitación e ignorancia, y por lo tanto nunca sustituirán lo que los humanos innatamente conocemos de nosotros. La subjetividad para la ciencia no es aceptable.

La ciencia ortodoxa está tan lejos de la observación empírica simple, tan lejos del funcionamiento real del cuerpo humano, tan y tan lejos de lo que sería remotamente relacionado con la comprensión de nosotros mismos y de nuestro universo, ya que es incapaz de apreciar y aceptar como las fuerzas sub-atómicas guían toda la materia.

La ciencia tradicional no puede medir incluso un campo cuántico o el funcionamiento de más del 90% de nuestro ADN y, sin embargo, ¿esperamos que sea capaz de encontrar la cura de las enfermedades? Si no es algo conceptual, entonces “no se puede”.

La teoría cuántica es generalmente considerada como una de las teorías científicas de mayor éxito jamás formuladas, pero la mayoría de los científicos no logran abarcar muchos de los conceptos y darse cuenta de que no hay otra realidad, excepto la producida por la conciencia cuántica.

La física cuántica nos informa de que existe un sistema en superposición – que es, en todos los estados posibles – hasta que se observa que es sólo en un estado específico.

Uno de los experimentos más famosos de la física que demuestra cómo la observación afecta a los sistemas cuánticos es el experimento de la doble rendija.

Experimento de la doble rendija
El Experimento de la Doble Rendija

Este experimento de la doble rendija deja a un lado la causalidad, el determinismo, y la noción de que la realidad está “allá afuera”, ya que borra la línea entre el observador y el sistema observado.

En el experimento de la doble rendija, los investigadores encontraron que la luz y la materia pueden mostrar características tanto de ondas como de partículas clásicamente definidos. Por otra parte, muestra la naturaleza fundamentalmente probabilística de los fenómenos de la mecánica cuántica.

Uno de los problemas con el cuestionamiento científico es que a menudo descarta todo lo que no se encuentre dentro de su “lógica”. Según esta forma de pensar, si no se puede medir empíricamente, no se podrá comprobar y se mete en la gaveta del olvido. Así que cuando la ciencia como la conocemos no entiende algo, o se encuentra con lo desconocido, lo pone en la misma gaveta para tratar de interpretar su significado.

Los misterios del universo no se pueden comprender con la lógica lineal con la cual están acostumbrados a razonar. Estos conceptos básicos que definen al universo son cuánticos. Son multidimensionales como es el planeta y todo lo que hay en él.

La ciencia establecida sólo puede derivar correlaciones, ya que no se ocupa de la causalidad energética que es el mecanismo que subyace detrás de cada experiencia y el evento tanto físico como no físico.

las energias y vibraciones
El cerebro cuántico

Todo aspecto de nuestra salud, las enfermedades y toda experiencia se basa en componentes energéticos dentro de nuestro campo. No hay ninguna otra causa de la enfermedad. Las enfermedades son principalmente experiencias tridimensionales y dejarán de existir cuando aprendamos a mantener los niveles de vibración a frecuencias más altas.

Tendemos a separar la química, la física y tantas otras ciencias cuando en realidad están todas integradas en formas que incluso los científicos cuánticos no pueden descifrar. Absolutamente todo está conectado y por lo tanto puede ser manipulado a nivel cuántico.

Los científicos de nuestra actualidad tendrán que echar al zafacón todas esas leyes físicas cuando obtengan herramientas que puedan medir la energía cuántica. Ellos aprenderán que la conciencia, los estados emocionales, el amor, la compasión, el odio, el miedo son todos cuantificables.

En la película Interstellar, el amor de padre (Cooper) hacia su hija (Murph) fue la clave para una conección que resultó ser cuantificable. Según el astrofísico Kip Thorne, quien fue consultado para esta película, las emociones pueden crear una conección como lo tendría la gravedad en la estructura cuántica del Universo.

 

Gracias a los trabajos científicos de investigadores y teóricos como Nassim Haramein, Jean Pierre Garnier, Ruggero Santilli, Sir Roger Penrose y Stuart Hameroff entre muchos otros, la ciencia y la espiritualidad tienen más en común.

Nassim Haramein, Jean Pierre Garnier, Ruggero Santilli. Sir Roger Penrose, Stuart Hameroff
Los rebeldes de la ciencia: de izquierda a derecha, Nassim Haramein,Jean Pierre Garnier,Ruggero Santilli,Sir Roger Penrose, Stuart Hameroff.

El ADN humano es multidimensional y tiene una función muy específica que nos conecta con todo. ¿Acaso  significa que podremos controlar la materia? ¿Controlar la gravedad? ¿Controlar las leyes de la física tal como la conocemos? ¡Claro que sí!

Los científicos del futuro descubrirán que la geometría sagrada crea todos los niveles de Consciencia, la naturaleza divina de los seres humanos y por supuesto el mundo físico. No es sorpresa que los seres humanos sólo pueden definir las cosas en línea recta.

Todo es en base a una perspectiva lineal. Pero todas las cosas en este universo se pueden doblar. No van en línea recta. Parece que al cerebro humano se le hace difícil comprender este concepto y, por tanto, la limitación de las ciencias.

Las densidades atómicas y la materia ya no serán vistas como estáticas. En el futuro, será posible modificar la masa de cualquier objeto que exista. Lo que la gente hoy en día llama anti-gravedad será simplemente un objeto sin masa que flotará y los científicos se preguntarán por qué rayos esto no se les ocurrió antes.

geometría sagrada
Geometría Sagrada

Al igual que nuestros cuerpos son expresiones de nuestra conciencia en una forma física, las formas geométricas físicas son representaciones de la geometría original de la luz que existe más allá del nivel físico.

En este nivel original más allá de la física, las formas geométricas hacen una transición a la otra fluidamente, en representación de cómo nuestra consciencia trasciende y se mueve hacia estados superiores de evolución.

El elemento clave que une a toda la geometría es la espiral, creando un árbol de geometrías trascendentes que representan nuestra verdadera naturaleza infinita y la creación de fractales sin fin a lo largo del camino.

 

fractales de espiral
Fractales

Estos fractales se manifiestan en el plano físico en muchas formas. Las manifestaciones físicas son una expresión arquetípica de los campos de energía más allá de lo físico. La geometría sagrada en la naturaleza es entonces una expresión tangible de la matriz arquetípica de la creación que actúa como los bloques de construcción de la realidad.

Esto cambiará la ciencia y eliminará muchos obstáculos que han impedido la investigación científica de progresar. La física y la metafísica pronto se unirán para beneficio de la humanidad.

Todo se entenderá en formas que no eran posibles hace miles de años y se extenderá por todo el mundo.

Habrá invenciones que beneficien al mundo hasta el punto de que van a transformar los alimentos que comemos (sin alteración genética), el aire que respiramos, los carros que guiamos, pero sobre todo la forma en que interactuamos como especie. Todo eso solamente por entender el campo cuántico.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

¡Ingrese a nuestro fan page Paraterrestre en Facebook!