El lunático plan para detonar armas nucleares en la Luna

El escritor norteamericano Mark Twain una vez escribió que “la realidad es más extraña que la ficción”.

Nuestra historia como sociedad nos muestra muchísimos ejemplos de ello y uno de esos ejemplos es prueba de la célebre cita de Twain cuando descubrimos cosas como la que detallaré a continuación.

Según documentos desclasificados relacionados con la misión Apolo 11, el gobierno de Estados Unidos tenía un montón de planes con la Luna y algunos de ellos no eran tan científicos como creíamos.

Según los documentos, el gobierno de Estados Unidos pretendía utilizar la Luna como un centro de espionaje en el espacio y como un campo de pruebas de armas nucleares. ¿Qué?

Nadie sabía del Proyecto A119 ya que era secreto hasta mediados de la década de 1990 cuando el escritor Keay Davidson, quien estaba escribiendo una biografía sobre Carl Sagan (quien también aparece como un contribuidor en la lista de científicos del proyecto) descubrió esta fraguada operación secreta en la Luna.

Proyecto A119 pdf
Presione sobre la imagen para llevarlo al documento desclasificado en formato PDF.

La gente en todo el mundo fueron por primera vez familiarizados con el Proyecto A119 también conocido como “Un Estudio de Vuelos de Investigación Lunar ” gracias al acceso a documentos desclasificados relacionados al proyecto de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

El propósito del Proyecto A119 fue la militarización de la Luna durante la Guerra Fría y demostrar a los soviéticos que Estados Unidos tenía la tecnología y el poder militar para conquistar el espacio justo unos años antes de que el Sputnik I fuera lanzado al espacio el 4 de octubre del 1957.

Según la desquiciada idea de los militares norteamericanos, el mayor propósito era ver a los soviéticos mirar el destello de una bomba nuclear estallar sobre la Luna como un arma sicológica a su vez que sembraría el terror en el corazón del Kremlin.

Leonard Reiffel y Enrico Fermi
Los físicos nucleares de izquierda a derecha: Leonard Reiffel y Enrico Fermi

En 1959, Leonard Reiffel, que se especializaba en física nuclear y su colega el físico italiano Enrico Fermi fueron invitados a participar en el Proyecto A119 por el gobierno de los Estados Unidos.

Para entonces, tanto el cielo y el suelo en Nevada y Nuevo México ya se agitaban una vez por semana por las explosiones nucleares en la atmósfera.

Por suerte, las pruebas en la luna “nunca” se llevaron a cabo debido a la firma del Tratado de Prohibición Parcial de Ensayos Nucleares en 1963 y el Tratado del Espacio Exterior en 1967.

Estos tratados impidieron la futura exploración del concepto de la detonación de dispositivos nucleares en la Luna pero en realidad fue una decisión más de relaciones públicas toda vez que el ejército entendió que la idea era demasiado descabellada para ser aceptada por el público de aquel entonces.

Fuentes: Newsweek, The Huffington Post, The Guardian

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error

¡Ingrese a nuestro fan page Paraterrestre en Facebook!